jueves, 7 de diciembre de 2017

Siete Grandes de América Latina: Inflación Anual (a Noviembre del 2017)

Cerca de cerrar el año, las economías más grandes de América Latina, si bien no han logrado dejar atrás la fuerte desaceleración productiva en que se hallan sumidas desde hace un par de años, sí han logrado mejorar su estabilidad macroeconómica.

Eso se refleja en tasas de inflación claramente a la baja en la mayoría de casos, tanto por los esfuerzos de mejorar la situación fiscal (felizmente apuntalada por la recuperación de los precios de las exportaciones), como por factores exógenos, entre ellos el aquietamiento del precio del dólar luego de una etapa de sostenida elevación.

El Perú es el país de inflación más baja, con una tasa que, además de favorecer la tranquila evolución de la actividad productiva y el consumo de las personas, también resulta muy satisfactoria para los propósitos del BCR, al ubicarse cerca del piso de su rango meta (de entre 1 y 3%).

Chile es otro país que ha logrado consolidar una inflación muy baja, y en el mismo camino se hallan Brasil y Colombia.

México, en cambio, aún tiene problemas con su indicador, que sigue sumamente alto, y que en noviembre llegó a 6.63% en términos anuales. Si bien se espera que este último dato disminuya sensiblemente entre febrero y marzo, al diluirse el efecto de la fuerte alza de los combustibles en enero del 2017, persiste la preocupación.

En Argentina, donde la tasa continúa en niveles demasiado elevados, la única solución parece ser un ajuste importante, acompañado de reformas estructurales que promuevan la inversión privada y con ello una rápida recuperación. Cuanto más rápido se haga, mejor.

En cuanto a Venezuela, no hay mayor cosa que decir, ni es posible ninguna buena expectativa. Lo único previsible allí es el empeoramiento de la desastrosa situación actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog