miércoles, 26 de septiembre de 2018

Argentina le Pone Candado a la Maquinita

Agobiada por una inflación anual cercana al 35%, una de las más altas del mundo, y habiendo recurrido con urgencia a la asistencia crediticia del FMI, Argentina acaba de anunciar, por fin, medidas muy positivas en el ámbito de su política monetaria.

Ello ha acontecido de la mano de la designación del nuevo presidente de su banco central, Guido Sandleris, quien ha sorprendido muy gratamente a los mercados al dar a conocer la orientación de la entidad que dirigirá desde la fecha.

Así, ha anunciado que el objetivo primario del banco será reducir la inflación. Con ese fin, se dejará de lado el régimen de metas de inflación, que no dio resultado en estos años, y se proveerá una guía más potente y clara: un ancla nominal, simple y contundente. Es decir, ya no se preanunciará ninguna cifra de inflación, sino se concentrará todos los esfuerzos en reducir sostenidamente la vigente.

Esa ancla estará dada por un estricto control de la cantidad de dinero en la economía. Bajo ese esquema, la base monetaria crecerá 0% en términos nominales entre la fecha y junio del próximo año.


La medida, cuyo cumplimiento será fácil de verificar mensualmente en las publicaciones del banco, implicará una severa contracción monetaria frente a la situación actual, en que la base venía creciendo 2.2% al mes. Y es absolutamente necesaria, para reducir las expectativas.

Lo anterior significa que ya no habrá financiamiento monetario al Tesoro, y por ende este se verá obligado a operar sin déficit. Además, se continuará desmontando el sistema de letras del banco central (Lebacs), cuyo enorme stock se había constituido en uno de los principales obstáculos para implementar la política monetaria. También, a partir de ahora dicha entidad sólo realizará operaciones financieras con los bancos (a través de las letras de liquidez-Leliqs), y ya no directamente con el público.

La tasa de interés de las operaciones con Leliqs fluctuará diariamente, para ajustarse a la política del banco de cero crecimiento de la base monetaria. Esta fluctuación se dará especialmente en la relación del BC con los bancos, sin afectar mayormente las tasas para el público.

El objetivo de cero emisión se complementará con una política de intervención en el mercado cambiario, pero sólo cuando el tipo de cambio muestre excesiva volatilidad. Al respecto, se ha establecido una zona de no intervención y otra de intervención. A partir de la fecha, la primera se extenderá desde un tipo de cambio de 34 pesos por dólar hasta uno de 44. El mencionado rango se ajustará diariamente a una tasa de 3% mensual hasta fin de año. Mientras el tipo de cambio se halle en la zona de no intervención, el BC se concentrará en mantener el crecimiento nulo de la base monetaria mediante operaciones de mercado abierto con las Leliqs.

Cuando el tipo de cambio exceda el límite superior de la zona de no intervención, el banco efectuará ventas hasta de US$ 150 millones diarios para dotar de liquidez al mercado y prevenir movimientos especulativos. Al hacerlo, retirará los pesos que obtenga por los dólares, y no los inyectará de otra forma, con lo cual reforzará la contracción de la base monetaria cuando más se le requiere.

Y cuando el tipo de cambio más bien se ubique por debajo de la zona de no intervención, el BC podrá comprar dólares y emplearlos para incrementar las reservas internacionales, decidiendo en ese momento cuánto esterilizará de dicha compra. Esto significa que la base monetaria sólo tendrá posibilidad de crecer cuando haya claras señales de confianza en el peso, y en ese caso tendrá como contraparte un aumento de las reservas.

Esos dos elementos, el estricto control del crecimiento de la base monetaria y la delimitación de zonas de intervención y de no intervención en el mercado cambiario, constituyen los dos pilares del nuevo esquema monetario del BC argentino, y una de las principales esperanzas para reducir el grave problema inflacionario del país. Si se plantea un compromiso del mismo tipo en el ámbito fiscal, las perspectivas pueden comenzar a ser muy alentadoras allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog