viernes, 7 de septiembre de 2018

Se Amplía el Corredor Morado, el de SJL

Entre los varios problemas que Lima tiene pendientes de resolver, uno de los principales es el del transporte público de pasajeros, que a la fecha sigue siendo sumamente desordenado e inclusive caótico.

En los últimos años, en el afán de ayudar a aliviar el problema, el gobierno nacional y la municipalidad metropolitana hicieron varios aportes notables, como la Línea 1 del Metro, el sistema de grandes buses del Metropolitano y los buses de los corredores complementarios.

De estos últimos, el primero en circular fue el denominado Corredor Azul (por las avenidas Tacna, Wilson y Arequipa), luego el Corredor Rojo (por La Marina y Javier Prado), después el Corredor Morado (entre el distrito de San Juan de Lurigancho-SJL- y diversas zonas de la ciudad) y más recientemente el Corredor Amarillo o Panamericana (por la avenida Universitaria y la vía expresa Línea Amarilla).

Al haberse consolidado en las preferencias del público, estos corredores están contribuyendo grandemente al proceso de ordenamiento del transporte de la capital. Ello, pese a que el número de unidades es claramente insuficiente, y a que los buses no son todo lo nuevos que deberían ni cumplen a cabalidad las especificaciones técnicas ni de capacidad que se había definido cuando se estableció el sistema.

Dado que el Corredor  Morado tiene su base de operaciones en SJL (el distrito más poblado del país), se ha creído conveniente aumentar su número de rutas sobre las que venían operando (404, 405 y 412).

A tal efecto, el 28 de agosto se puso en servicio la ruta 409, para que transite (con 60 buses) entre SJL y San Isidro, y hace tres días se acaba de ampliar la 404 (para que incursionando por la avenida Brasil llegue hasta Magdalena), según lo que se puede observar en estos esquemas publicados por Protransporte, la entidad municipal encargada del tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog