martes, 3 de enero de 2017

Un Nuevo TLC: Ahora con Honduras

Después de varios años, el Perú sumó un nuevo integrante a su ya larga lista de países con los que tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Se trata de Honduras, país centroamericano que si bien cuenta con una economía bastante pequeña (es apenas la décima parte de la peruana) contribuirá a dinamizar nuestras exportaciones, especialmente aquéllas con un buen nivel de valor agregado. El TLC, firmado en mayo del año 2015, entró en vigencia anteayer.

Lo dicho en el párrafo anterior es muy cierto: los TLC con países pequeños no son equiparables, en cuanto a cifras globales, con los suscritos con países más grandes, pero no dejan de ser muy importantes. Ello se debe a que, por tener industrias y sectores productivos menos desarrollados, esos países constituyen una oportunidad de oro para que las pequeñas y medianas empresas (Pyme) peruanas puedan incursionar con sus productos.

Actualmente, el Perú le exporta a Honduras principalmente productos no tradicionales, que representan aproximadamente el 80% del total. El año 2015, esa cartera estuvo representada por preparaciones para la alimentación de animales, polímeros de propileno, cajas, cajones, jaulas y artículos similares de plástico, uvas frescas, etc. El porcentaje restante estuvo representado por productos tradicionales, como fueloils, residual 6, zinc en bruto sin alear, aceites lubricantes, etc.

Con el acuerdo, numerosos productos peruanos (los que no compiten demasiado con su producción interna) podrán ingresar a Honduras libremente (sin el pago de aranceles) desde este momento, en tanto que otros lo irán haciendo a mediano plazo, de tal modo que en cinco años el 84% de nuestras exportaciones ya gozará de acceso irrestricto.

Entre los productos que ingresarán libremente de inmediato están los espárragos, alcachofas, uvas, piñas, mangos, paltas, quinua, kiwicha, cañihua, páprika, café, maíz gigante del Cusco y maíz morado.

Lógicamente, nuestro país también le abrirá las puertas a los productos hondureños, lo que favorecerá tanto a sus productores (que podrán ingresar a un mercado diez veces más grande que el suyo) como a nuestros consumidores, que dispondrán de una amplia gama de nuevos bienes, muchos de ellos de costos de producción y precios más bajos (teniendo en cuenta que los 8.2 millones de habitantes de ese país tienen un ingreso promedio que equivale a la mitad del peruano). Como vimos aquí, el país centroamericano es un gran exportador de prendas de vestir, por lo que no será raro contemplar en el futuro una gran presencia de esos productos en nuestro país. También exporta café, cables aislados, y muchos otros importantes productos.

Y tal como los otros TLC, éste no se limita al comercio de bienes, pues además incorpora importantes decisiones en cuanto al comercio de servicios, inversiones y otros temas. A tal efecto, establece pautas acerca del acceso a mercados, reglas de origen, procedimientos aduaneros y facilitación del comercio, cooperación aduanera, obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, defensa comercial, políticas de competencia, propiedad intelectual, compras públicas, entrada temporal de personas de negocios, solución de diferencias y asuntos institucionales.

Como vemos, se trata de un nuevo e importante paso que da nuestro país en su afán de ser cada vez más abierto, globalizado e integrado al mundo, consciente de las grandes ventajas que eso supone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog