martes, 18 de octubre de 2016

Así Sobrevuela Nuestro Satélite

Contra lo que se podría creer, nuestro primer satélite de observación, el PeruSat-1, no orbita la Tierra sobre la línea ecuatorial, ni con su lente permanentemente enfocado en nuestro país.


Más bien lo hace por una órbita polar, transitando de un polo al otro, y pasando sobre diversas zonas del planeta, a medida que éste efectúa su movimiento de rotación.

Al igual que todos los satélites de observación, ese recorrido lo hace por una órbita baja (en su caso a 694 kilómetros de altura), lo que le permite observar y captar imágenes muy nítidas. Y como posee un lente muy poderoso, capaz de captar con buena resolución imágenes de más de 70 centímetros, resulta importantísimo para múltiples fines.

Los satélites que sí orbitan la Tierra según lo señalado en el primer párrafo son denominados geoestacionarios. Se les llama así porque, al orbitar la Tierra a la misma velocidad de giro que ésta, logran permanecer siempre fijos sobre el mismo lugar.


Esos aparatos sobrevuelan el planeta por la línea ecuatorial, pero a la enorme altura de 35,786 mil kilómetros. Esto último, además de ser requisito indispensable para mantenerse en la posición, les permite abarcar con sus receptores y transmisores una extensa área de la superficie planetaria. Por ello, son inmejorables para prestar servicios de telecomunicaciones (telefonía, televisión e internet).


Ejemplo de ello es el satélite japonés Himawari 8, que por estar ubicado todo el tiempo sobre Australia y Oceanía, pudo captar las hermosas imágenes (correspondientes al día y la noche en la región) visibles en el segundo video.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Temas tratados en nuestro blog