miércoles, 14 de diciembre de 2016

Adecuadas Precisiones en Materia Educativa

La injustificada censura al eficiente ministro de Educación ha sido planteada, entre otras cosas, por una antojadiza interpretación de uno de los siete enfoques transversales de la currícula del sector.


Se trata del enfoque de la igualdad de género, que reconoce que si bien los hombres y las mujeres son biológicamente diferentes, tienen los mismos derechos y deberes, y deben gozar de las mismas oportunidades. Lamentablemente, éste viene siendo atacado por quienes lo están tildando de ideología de género, afirmación que no tiene el menor asidero.

La igualdad de género no es un capricho ni una ideología, sino un derecho humano, que busca evitar que las mujeres sigan siendo discriminadas, como aún lo son en múltiples aspectos y en numerosos países, especialmente aquéllos que por sus mentalidades conservadoras siguen permitiendo tan intolerable abuso.

Por eso (ver aquí) la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la tiene entre sus principales prioridades, atendiendo al mandato de su carta constitutiva, que establece “derechos iguales para hombres y mujeres” y "la protección y el fomento de los derechos humanos de las mujeres como responsabilidad de todos los Estados." Uno de los pasos a dar a tal efecto es "desactivar los nocivos estereotipos de género, de modo que a las mujeres no se les perciba según las pautas de lo que “deberían” hacer sino que se les considere por lo que son: personas singulares, con sus propios deseos y necesidades."

Para que esos objetivos sean alcanzados, el enfoque de igualdad de género requiere que las y los estudiantes estén adecuadamente informados en materia de educación sexual y tengan un panorama claro al respecto, con el fin de que estén en capacidad de prevenir situaciones indeseables que los puedan afectar en el futuro.

Lamentablemente esos críticos, haciendo gala de una mentalidad ultraconservadora, se oponen a la referida temática, insinuando que influirá negativamente en las mentes juveniles, promoverá las relaciones sexuales a temprana edad y justificará la homosexualidad, conspirando así contra principios y valores de la familia y la sociedad.

Todas esas aseveraciones son falsas, pues ha quedado comprobado, en todas partes, que una mayor educación sexual se traduce en conductas juveniles mucho más sensatas y responsables, y que no tiene nada que ver en el origen de la homosexualidad.

El Ministerio de Educación actúa acertadamente al defender con argumentos contundentes (como los del video adjunto) ese tipo de políticas, ante el reprobable afán de los sectores ultraconservadores de tergiversarlas, mediatizarlas y eventualmente dejarlas sin efecto.

3 comentarios:

  1. Esta vez estoy en contra de un artículo de su prestigioso blog. Completamente equivocado, pues la currícula sí contiene efectivamente la llamada ideología de género. No es cierto que se trate de la igualdad de derechos, ni de que hombres y mujeres tengan lo mismo. Se trata de inculcar a la niñez de que ser hombre o mujer no es natural sino se "construye". Se trata de que acepten como normales conductas sexuales desviadas. Y que tengan relaciones sexuales desde temprana edad. ¿Acaso no han leido la currícula? Está allí publicada en la página del Minedu. Plagada de ideología de género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí hemos leído la currícula, y por eso, con todo respeto, le decimos que usted está completamente equivocado, pues ésta no sugiere ni promueve ninguna de las cosas que usted señala. Muy pronto daremos más alcances en un nuevo artículo enfocado específicamente en el tema.

      Eliminar
    2. Señores, debo insistir en que la currícula efectivamente intenta introducir la ideología de género en la niñez peruana. No dice "ideología de género", pero sus conceptos están allí. Ya he leido ese texto, pretende que los niños tengan una VIDA SEXUAL. Pretende que vean como normales las conductas sexuales desviadas. Con todo respeto creo que apoyar semejante despropósito no le hace ningún bien al país. Repito, no se trata de ninguna "igualdad", ese es solo un pretexto. Se trata de hacer pasar y aceptar como normal lo que está mal, lo que es una perversión.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog