viernes, 2 de diciembre de 2016

El Perú en el Ranking Latinoamericano: Calificación Crediticia (a Noviembre del 2016)

Faltando apenas un mes para finalizar el año, esta vez nuestra sección latinoamericana se referirá a las calificaciones crediticias asignadas por las tres principales agencias del mundo: Standard & Poor's (S&P), Moody's y Fitch, a los países de la región.

Como ya hemos explicado anteriormente, dicha calificación se determina tomando en cuenta la que las mencionadas agencias asignan a los bonos soberanos de largo plazo en moneda extranjera emitidos por el país analizado. Una más alta indica más sólidos fundamentos y mejores cifras en los múltiples aspectos considerados en la evaluación, lo que se refleja en una mejor capacidad de pago de la deuda. Siendo así, incrementa la probabilidad de que sus emisiones de bonos en los mercados internacionales de capital se efectúen exitosamente, tanto en lo que atañe a demanda, como a tasas de interés y plazos.

Es decir, una buena calificación contribuye a que el país obtenga mejores condiciones de financiamiento, las que luego se traducen en los créditos que las empresas y personas reciben localmente. Pero eso no es todo: también genera más confianza a los agentes económicos internos y externos, propiciando el incremento de las inversiones.

Chile es, de lejos, el mejor considerado. Le sigue el Perú, que ya ostenta la calificación A con Moody's, y está cerca de lograrlo con las otras dos agencias. Muy parejo con nuestro país, del que sólo se diferencia por unas perspectivas algo inferiores, se ubica México.

Un poco después se sitúan Panamá, Colombia y Uruguay, países con los cuales se cierra el selecto grupo del Grado de Inversión.

El siguiente grupo, de Grado de Especulación, lo encabezan Paraguay, Guatemala y Costa Rica.

Brasil, que hasta el año 2012 se codeó con el Perú y México, hoy figura en el décimo lugar, con calificaciones muy modestas, asignadas debido a la grave crisis fiscal que padeció, y que se tradujo en una elevada inflación y una considerable caída de su producto bruto interno.

Entre los otros países grandes, Argentina continúa sumamente rezagada, aunque con perspectivas cada vez más halagüeñas, por los acuerdos logrados con sus acreedores y los esfuerzos de su gobierno por ordenar las cuentas fiscales. Venezuela, en cambio, exhibe una calificación que supone un nulo nivel de credibilidad en su manejo fiscal y macroeconómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog