lunes, 6 de agosto de 2018

Una Muy Eficaz Forma de Ayuda

Para ayudar a los pobladores de las partes más altas de la sierra a enfrentar las durísimas heladas que los afectan periódicamente, se ha estado llevando a cabo diversas acciones.

La forma más clásica ha estado dada por la entrega de numerosas toneladas de ropa, frazadas y demás elementos de abrigo, así como medicinas, vacunas, suplementos vitamínicos para los niños, etc.

Otra ha consistido en cosas como la instalación de los denominados "muros trombe" y en la adecuación de los ambientes de las viviendas (piso elevado, doble puerta de entrada, etc), para que puedan tener una temperatura interior mucho más tolerable.

Pero también se ha estado poniendo en práctica medidas para ayudarlos de una manera indirecta, pero no por ello menos importante. Hablamos de una ayuda para que puedan proteger de mejor forma a su ganado (vacuno, ovino y camélido andino), que constituye su más valioso patrimonio, por lo que su muerte les supone una inmensa pérdida. A tal efecto, entre otras cosas se ha venido construyendo numerosos cobertizos, a la vez que entregando miles de kits veterinarios (con antibióticos, vitaminas y reconstituyentes), y miles de pacas (fardos o paquetes) de heno (pasto seco), para que puedan alimentarlos durante esas épocas, en que los campos dejan de producir adecuadamente por la falta de lluvias o el excesivo frío, o se ven cubiertos de nieve.

Y ahora, para reforzar este último punto, se está adoptando otra interesante medida de ayuda. Esta consiste en el reparto de máquinas empacadoras de heno, para que los mismos pobladores puedan aprovisionarse de este durante las épocas de buen clima y emplearlo en las de heladas. Tal acción se está llevando a cabo en las comunidades campesinas más pequeñas, ubicadas en las zonas más inhóspitas, pues en las más grandes disponen de métodos mucho más modernos y tecnificados para obtener considerables cantidades de heno.


Las empacadoras son las sencillas máquinas que se observa en la primera foto y el primer video. Simplemente se requiere introducir en ellas todo el pasto que se pueda y hacer suficiente presión con el mecanismo que tienen incorporado. De esa manera queda compactado y listo para ser empaquetado y adecuadamente almacenado. Cada máquina puede producir hasta cien pacas al día.


Así, al llegar el invierno los animales ya no se ven privados del forraje que necesitan, pues pueden consumir el que con la debida anticipación se recogió del mismo campo, se acumuló y se almacenó. El segundo video, referido a la producción de heno a partir de la avena forrajera, brinda muchos más detalles acerca de este interesante tema.

Fotos: Agro Rural

3 comentarios:

  1. Cientos de años viviendo en la misma zona y todavia no saben enfrentar el frio. Los Vikingos, Inuit o Lapones se mearian de risa con esta gente.

    ResponderEliminar
  2. Sebastian, los Vikingos tienen atras a los estados escandinavos, y los INuits a los USA y Canada que le ssubcidian todo, hasta estado en Alaska? el Norte de Canada? has estado al Norte de Boruega Suecia? Todas las casas son temperadas con gas natural, que ni pagan, es mas en alask a aprte de recibir eso subcidiado, el estado les pasa un cheke mensual por expliotacion petrolera y gasifera.

    Tu sorna te deja mal, a quien tiene atras la gente de las zonas de frio del Peru? a nadie, solo les regalan casacas, ni una molecula de gas a sus casas para calentarlas, la ignorncia esta de tu lado, viaja mas, abre tu mente.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog