sábado, 13 de octubre de 2018

El Perú: Nro. 72 en el Mundo en Capital Humano

Tal como vimos recientemente aquí, el Índice de Capital Humano (ICH) ha sido elaborado por el Banco Mundial para analizar el potencial de desarrollo de los países, a la luz de las condiciones de vida de su población de menor edad.

Moviéndose en un rango entre 0 y 1, es medido en términos de la productividad de la próxima generación de trabajadores tomando como referencia la educación completa y la salud plena. Una economía en la cual un niño nacido hoy puede esperar alcanzar esas dos metas tendrá un puntaje de 1 en el índice. Los límites inferior (lower bound) y superior (upper bound) indican el rango de incertidumbre acerca del valor del ICH en cada economía.

El país líder es Singapur, cuyo ICH es de 0.88. Le siguen Corea y Japón (con 0.84), Hong Kong (0.82), Finlandia e Irlanda (0.81), y Australia, Suecia, Holanda y Canadá (0.80). Estados Unidos sólo figura en el puesto 24 (con 0.76), en tanto que China lo hace en el 46 (con 0.67).

Entre los países latinoamericanos, el más destacado es Chile, con 0.67. Luego se sitúan Costa Rica (0.62), Argentina y México (0.61) y Ecuador y Uruguay (0.60) y Colombia y el Perú (0.59). El gigante de nuestro subcontinente, Brasil, se ubica en el puesto 81, con un puntaje de 0.56.

El Perú logra esa posición (octava latinoamericana y 72 mundial) por ofrecerle a su población de menor edad un 99% de probabilidad de sobrevivir a los cinco años, 12.7 años esperados de escolaridad, 407 puntos en materia de aprendizaje, 8.3 años de aprendizaje en escuela, 88% de tasa de supervivencia adulta y 87% de niños menores de cinco años no atrofiados en sus capacidades.

Lamentablemente, el referido puntaje de 0.59, si bien nos ubica en una posición intermedia en la tabla y por encima de muchos países, no constituye ningún consuelo, pues indica que, como están las cosas, los niños y jóvenes de nuestro país tendrán de adultos,como fuerza laboral, una productividad promedio equivalente únicamente al 59% de la que podrían haber tenido si hubieran recibido una educación completa y una buena salud. Y también significará que tendrán un ingreso promedio 41% menor al que podrían haber logrado.

Urge, pues, hacer el mayor esfuerzo para lograr que se eleve nuestro ICH, propiciando que mejoren sustantivamente los indicadores que lo conforman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog