domingo, 10 de julio de 2016

Un Esclarecimiento Técnico acerca de las Estaciones del Metro y el Riesgo de Sismos

En el proyecto de construcción de la Línea 2 del Metro de Lima, había sido materia de intenso debate y generado algo de preocupación el tema de la resistencia sísmica de las futuras estaciones subterráneas.

Diversos analistas y medios sostenían que el diseño considerado para éstas no era satisfactorio, pues no garantizaba que se mantuvieran sin daños tras un gran sismo, de más de 8 o inclusive 9 grados.

El consorcio constructor (dotado de gran experiencia en el negocio y que ha tenido a su cargo múltiples obras en todo el mundo, inclusive en ciudades de alta sismicidad como Santiago, San Francisco y Tesalónica), los expertos y reputados ingenieros peruanos Julio Kuroiwa (considerado el mejor sismólogo peruano) y Hernando Tavera (director del Instituto Geofísico del Perú), el Ministerio de Transportes y Comunicaciones y el organismo supervisor OSITRAN sostenían que el modelo de estaciones a construir es adecuado y ofrece todas las garantías frente a los sismos más fuertes que se pudieran producir. Pero los críticos mantenían sus dudas.

Para despejarlas, y mantener la confianza y el respaldo público al proyecto, el consorcio constructor le pidió al ingeniero sísmico venezolano Juan Manuel Pestana, catedrático de la Universidad de Berkeley (California) y experto en materia sísmica, que efectuara un estudio sobre el tema.

Así lo hizo éste, tomando como referencia a la estación de Santa Anita (representativa del tipo de suelo de la mayor parte de la ciudad, excepto la zona del Callao, donde, por las peculiares características del suelo, habrá un diferente diseño estructural de las estaciones). Además, lo hizo teniendo en cuenta los múltiples factores que desde el punto de vista de la ingeniería se debe considerar, como características de la construcción, calidad del suelo, dinámica de los sismos en esta zona del continente, etc.


La exposición reveló los detalles de su investigación y los resultados a los que llegó. Concordando con Tavera (quien había validado el estudio de peligrosidad sísmica), dijo que el riesgo está completamente dominado por una sismicidad de subducción (y no de otras fuentes). Dado que en ella un evento a 40 kilómetros de profundidad tiene igual peso que uno a 130, se puede hablar de un promedio de 70 kilómetros, y por ende emplear como referencia eventos a esa profundidad. Por ello tomó como muestra representativa los tres mayores sismos registrados en los últimos tiempos en la zona (dos en Chile y uno en el Perú), verificando su espectro y extrapolando y ajustando dichos datos al específico tema de investigación.

Si bien el contenido de la conferencia es sumamente técnico, por lo que podría resultar difícil de entender para quienes no son ingenieros, tiene partes claramente entendibles por quienes no lo son.

Por ejemplo, en el minuto 8 se toca un asunto esencial: que el comportamiento sísmico de las estructuras ubicadas encima del suelo es muy distinto al de las ubicadas debajo de éste. Por una cuestión inercial, las primeras son las que más sufren durante un evento, y por tal razón la normatividad sobre la materia ha puesto especial énfasis en ellas. En las segundas, el elemento principal a considerar no es la energía inercial, sino la deformación del suelo, que depende de la rigidez y del amortiguamiento.

Luego, a partir del minuto 40 se habla más específicamente sobre el tema y se emite las primeras conclusiones, y en el minuto 59 éstas se hacen más explícitas.

Posteriormente, en el momento 1:12 se hace una importante definición de los dos componentes fundamentales del diseño: el dimensionamiento y la verificación, con el primero preocupándose de que haya un comportamiento elástico (es decir sin rotura ni daño estructural), y con el segundo preocupándose de que no haya colapso. El análisis ha determinado que el diseño de la estación de Santa Anita garantiza para su estructura, con las condiciones de sismicidad estudiadas, un comportamiento elástico de 1,000 años y un período sin colapso de 2,500.

Dado que las estaciones serán construidas tomando en cuenta todos los aspectos y circunstancias mencionados, eso significa que cumplen los requisitos de seguridad propios de las infraestructuras de este tipo y por ende resguardarán adecuadamente la integridad física de los miles de personas que las usarán diariamente.

2 comentarios:

  1. si los especialistas y tecnicos en la materis sismica aprueban el informe deben dar por concluido la duda, dejar que sigan trabajando por que ya no hay mucho tiempo,imvestigar de donde salio la duda y quien es el responsable de todo este problema y sancionar como debe ser,....arriba peru.

    ResponderEliminar
  2. es bueno siempre crear dudas para esclarecer las con los especialistas y salir de las dudas.por que sabemos como fumciona la cosa en peru.ir perfeccionando el sistema de supervision,y sequir avanzando hasta alcanzar el liderazgo en la region....arriba peru.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog