domingo, 9 de julio de 2017

Nuestra Hidrovía y las Otras de Sudamérica

El siguiente e interesante mapa acerca de las rutas de los buques nos permite apreciar la forma en que estos, viniendo desde el océano Atlántico, ingresan al interior de Sudamérica, aprovechando los grandes ríos navegables existentes en nuestro subcontinente.

Allí se observa, por ejemplo, cómo se internan en los ríos Magdalena (Colombia) y Orinoco (Venezuela). También, en el Amazonas (Brasil), llegando más allá de la ciudad de Manaos, situada a más de mil kilómetros de distancia del mar. Y lo propio hacen en Uruguay por el río homónimo, y en Argentina, donde por los ríos de La Plata, Paraná y Paraguay ingresan profundamente, hasta el mediterráneo Paraguay, e inclusive hasta la zona oriental de la también mediterránea Bolivia.

Pero el mapa no muestra movimiento de buques en los ríos peruanos, entre ellos el Amazonas, Ucayali, Marañón y Huallaga. Por lo menos, no del tipo de buques considerados en la imagen, que llegan a tener más de 200 metros de largo, y anchos y calados igualmente importantes.

Es que nuestros ríos, si bien pueden recibir buques de buen tamaño (como el alemán del video adjunto, que con sus más de 100 metros de largo y 5 de calado fue captado navegando por el Amazonas), sólo lo pueden hacer sin problemas en época de lluvias, cuando su caudal y profundidad se elevan considerablemente.


En cambio, en épocas de estiaje (bajo caudal) esa capacidad se reduce de manera notoria, pues los malos pasos (zonas de escasa profundidad, originadas por bancos de arena y otras irregularidades del lecho fluvial) se hacen sentir, afectando considerablemente la navegación para los buques con calados superiores a 6 pies (1.83 metros).

Eso demuestra la importancia de la hidrovía que nuestro país habilitará en los próximos años, dragando los malos pasos en el curso de los cuatro ríos mencionados, para configurar en ellos un canal central de 56 metros de ancho y 2.44 metros (8 pies) de profundidad, tomándose como referencia para esta última medida el nivel que el río mantiene la mayor parte (el 90%) del tiempo.

Gracias a dichos trabajos, buques de buena capacidad podrán transitar por nuestros ríos durante todo el año. Y eso beneficiará enormemente a los numerosos pueblos ribereños que dependen de tal movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog