jueves, 22 de febrero de 2018

Línea Amarilla: Ya Falta Muy Poco

El gran proyecto vial Línea Amarilla, consistente en una autopista que unirá la zona este de Lima con sus zonas norte y oeste, está casi listo.

Hasta hace un tiempo, las obras sólo habían avanzado notoriamente en el túnel bajo el río Rímac y los viaductos ubicados en la zona del puente Huáscar, a la entrada de San Juan de Lurigancho.

Pero ahora, como lo demuestran estas interesantes imágenes, logradas hace un par de días por la estatal agencia Andina mediante un dron, ese avance también se ha extendido al resto del proyecto, tanto en la zona del Trébol de Caquetá como en su extremo oeste.

En la zona del referido intercambio, por ejemplo, se aprecia el viaducto que atraviesa por su parte alta, muy cerca del puente del Ejército (aquel que se caracteriza por sus vistosos arcos de metal).

Por ese viaducto discurrirán los autos que emerjan del túnel subfluvial rumbo al distrito de San Martín de Porres y otros del noroeste limeño.

Las dos fotos que siguen precisamente permiten ver la zona donde nace el referido viaducto, en la boca oeste del túnel.

Las cuatro fotos siguientes, por su parte, muestran dos de las casetas de peaje del proyecto, para los autos que deseen ingresar al túnel.

Las dos de arriba muestran la caseta ubicada en el ingreso este (cerca del intercambio de Acho), que efectuará el cobro a los vehículos que transiten desde La Molina y Ate hacia San Martín de Porres y Los Olivos.

Las dos de abajo, por su parte, dejan ver uno de los dos peajes de la zona oeste, el que requerirá el cobro a los vehículos que ingresen al túnel desde la zona de la avenida Alfonso Ugarte. El otro peaje de la zona, no visible en las imágenes, se encargará de los que arriben desde el Callao por la avenida Morales Duárez (aquella paralela al río).

En el sector oeste de la obra, el viaducto bajo la avenida Universitaria está casi completamente terminado.

Dicho viaducto se ubica al costado del puente Bella Unión, que se observa en la siguiente foto y que fue inaugurado hace pocos meses.

Los tramos de acceso al referido bypass subterráneo se caracterizan por estar dotados de un conjunto de vigas que, aparte de constituir un elemento estructural, le dan un toque bastante vistoso.

Uno de los pocos trabajos pendientes es el del viaducto 6.3, ubicado en la zona de ingreso a la avenida Zarumilla y a San Martín de Porres.

Sin embargo, esa situación quedará superada muy pronto, pues, como se aprecia en las imágenes, sus estructuras están en pleno montaje.

Así marcha el gran megaproyecto, que está concesionado a la empresa francesa Vinci Highways, y que será inaugurado dentro de muy pocas semanas. Gracias a él los limeños, aparte de poder lucir una infraestructura bastante espectacular, gozaremos de condiciones de transitabilidad en la zona sumamente mejoradas.

Fotos: Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog