sábado, 17 de marzo de 2018

Paneles para dar Luz a la Selva

Por su lejanía del resto del país y su difícil accesibilidad, la extensa región de la selva siempre ha sido la más aislada en materia de transportes, telecomunicaciones, y abastecimiento de energía.

Y esa situación ha sido especialmente grave en el departamento de Loreto, el único que, por su densísima vegetación y lejanía, aún tiene dificultades para vincularse con la red vial nacional y el sistema eléctrico interconectado nacional, inconvenientes que ya no afectan a los otros dos departamentos selváticos, Madre de Dios y Ucayali.

Afortunadamente, se está tomando medidas para remediar ambos problemas. En materia de transportes, por ejemplo, se está ejecutando la hidrovía amazónica, para permitir que exista una ruta segura y permanente por los ríos Huallaga, Marañón, Ucayali y Amazonas que haga posible el tránsito regular de embarcaciones de gran tamaño, convirtiendo a los  ríos en verdaderas carreteras acuáticas.

Y en lo que atañe a energía, se acaba de inaugurar una importante central térmica en Iquitos, que mejora el abastecimiento de la ciudad y de la zona, y está en plena construcción la línea de transmisión que, partiendo desde Moyobamba, en San Martín, consolidará la oferta energética de la capital loretana y sus áreas aledañas.


Pero también se está concretando una solución energética sencilla, rápida y económica, para los numerosos y muy aislados pequeños poblados de esa hermosa región natural del país, a los cuales resulta inviable conectar mediante líneas de transmisión.

Se trata de la instalación de paneles solares como los que se muestra en las dos primeras fotografías. Esos dispositivos, que están siendo emplazados junto a las viviendas, son alimentados por la generosa radiación lumínica que caracteriza a la zona.

La iniciativa forma parte del programa Perú Electrificado, que está permitiendo que más de cuatro mil familias de ochenta comunidades de difícil acceso del referido departamento estén teniendo por primera vez electricidad, y de una manera bastante cómoda.

Si bien el servicio en los hogares brinda una potencia de sólo 120 watts, es suficiente para proveer iluminación (con tres focos LED) durante un intervalo de cuatro a cinco horas al día, y para permitir la carga de celulares y el funcionamiento de pequeños aparatos electrónicos como radiograbadoras.

En las escuelas, obviamente, los paneles son más grandes y numerosos, para que la potencia sea mayor y permita desarrollar de mejor manera las diversas actividades en ellas contempladas, con el empleo de laptops y otros equipos audiovisuales.


Así, poco a poco, se está haciendo la luz en los lugares más recónditos de la bella selva. La meta para el próximo año, que esperamos se logre, es que el número de familias atendidas se eleve a doce mil.

Fotos: MINEM

1 comentario:

  1. Lo bonito de esto, es que defrente se manda la gente a comprar LED, ya ni los florecentes tienen sentido, el LED de lejos es mejor.
    Y eso que esos paneles son los mas misios, igual dan como cancha de corriente, con una buena serie de baterias hasta una industria chiquitita de procesamiento se puede hacer.

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog