miércoles, 18 de julio de 2018

Panorámicas de la Capital de un Dinámico País

Con sus nueve millones de habitantes, Lima es la capital del país que ocupa el sexto lugar entre las mayores economías latinoamericanas.

Ese país, además, es uno de los de más elevado dinamismo en la región.

Para estar acorde con tal condición, nuestra gran metrópolis no deja de crecer. Y eso se refleja en estas bellas panorámicas, donde, además de percibirse parte de su gran extensión (no en vano sólo es superada en ese aspecto en la región por Sao Paulo, México, Buenos Aires y Río de Janeiro), se aprecia su gran cantidad de modernos edificios, que se han multiplicado en los últimos años de la mano de la gran inversión privada, que ha propiciado un auténtico boom constructor.

Esa masiva inversión privada no sólo se ha traducido en esa considerable cantidad de edificios (de oficinas y residenciales), sino también, por ejemplo, en dos líneas de metro (una ya plenamente operativa y la otra en construcción), una mejorada infraestructura vial (como la recién inaugurada vía expresa Línea Amarilla), un modernizado aeropuerto internacional (que está ad portas de emprender la parte más cuantiosa de su proyecto de ampliación), un puerto que (habiendo concretado recién la primera parte de su plan de expansión) se ha consolidado como el más importante del Pacífico sudamericano, una gran cantidad de centros comerciales que han descentralizado y modernizado el manejo de esa importante actividad, una mayor provisión de energía (electricidad y gas residencial), y un par de grandes plantas de tratamiento de aguas residuales (que han permitido que su bello mar luzca hoy mucho más saludable que antes).

En ese proceso de puesta al día, la inversión pública, tanto municipal como nacional, también ha hecho su parte, gestionando con mayor eficiencia la seguridad y limpieza públicas, edificando modernos teatros, bibliotecas y museos (o remodelando los ya existentes), ampliando su infraestructura deportiva, mejorando sus espacios públicos (parques y otros centros de esparcimiento), construyendo nueva infraestructura vial (pistas en las zonas populares, intercambios y pasos a desnivel), reordenando el sistema de transporte (a través del Metropolitano y los diversos corredores), etc.

Por cosas como las mencionadas y varias más, y reconociendo que resta muchísimo por hacer, cabe sentirse siquiera medianamente satisfecho por lo que nuestra ciudad ha logrado avanzar.

Fotos: Andina

2 comentarios:

  1. Pero te digo hombre, algo se tiene que hacer, un programa agresivo del Gobierno Central o Metropolitano, para que la maldita gente tarrajee y pinte sus jodidas fachadas, y además limpie sus techos. No puedo comprender como esa gente en los conos o VES, VMT o SJL, tiene plata para construir 4 pisos pero no para mantener sus casas bien. Es un asco y una vergüenza el panorama de los deportistas en la Villa Panamericana.

    En cuanto a infraestructura, es verdad, ha mejorado mucho, pero mientras sigan existiendo en nuestras calles combis, cousters, micros viejos, cero fiscalización a taxistas y colectiveros informales, y el Callao dando licencia a 120 rutas de combis, estamos jodidos. Ojalá que este año se apruebe la creación de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao, sino, veo difícil que eso se solucione.

    ResponderEliminar
  2. Cuando harás un reporte sobre el descubrimiento de Litio en Puno

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog