miércoles, 4 de julio de 2018

La Difícil Situación Económica de Argentina

Argentina, tercera potencia económica de la región latinoamericana, se halla atravesando una muy seria crisis fiscal y de deuda.


Es que el gobierno del presidente Macri, que se había propuesto estabilizar macroeconómicamente al país desmontando los numerosos desequilibrios heredados del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cometió el grave error de no aplicar un programa de ajuste radical y generalizado, que permitiera sanear rápidamente las finanzas públicas y reducir la muy elevada inflación en un plazo corto.

De haberlo hecho así, Argentina ya habría atravesado la parte más dura del ajuste y a la fecha tendría construido un ambiente mucho más propicio y atractivo para la inversión privada, con el que podría estar sentando las bases de un crecimiento sano y sostenido.

En lugar de eso, Macri optó por un esquema gradualista, en el marco del cual llevó a cabo varias acciones importantes pero claramente insuficientes. Por ejemplo, liberalizó el mercado cambiario, redujo una gran cantidad de subsidios, mejoró las relaciones con los acreedores internacionales, restableció la credibilidad en las estadísticas oficiales, mostró una actitud mucho más amigable para con la inversión externa y, en general, adecentó la deteriorada imagen del país ante el mundo.

Lamentablemente, dejó pendiente el problema central, que ahora lo viene abrumando. En lugar de darle la máxima prioridad al ajuste drástico para frenar el gasto y buscar el equilibrio fiscal, prefirió la vía gradual y moderada, para no enfriar la economía ni afectar tan duramente a la población. Y optó por financiarse emitiendo papeles de deuda pública, a la espera de que la posterior recuperación de la actividad económica y la recaudación le permitiera cubrir la brecha.


Pero las cosas no salieron de acuerdo a lo previsto, pues de la mano de ese grave error, del alza de las tasas de interés en el mundo y de la especulación que suele acechar a los países en problemas, la deuda se siguió incrementando, la inflación subiendo, el tipo de cambio disparándose y la economía encaminándose a la recesión. A tal punto que inclusive el cuantioso financiamiento que el país tuvo que solicitar de emergencia al FMI resultaría insuficiente.

En suma, el ajuste de tipo gradualista falló una vez más, dejando clara la necesidad de ajustes drásticos que van al fondo del asunto (el equilibrio fiscal) y están acompañados de profundas reformas de modernización, que liberalizan la economía en todos los aspectos y la abren al mundo. A esa difícil situación se refieren, en los interesantes videos adjuntos, dos de los más reputados economistas argentinos.

2 comentarios:

  1. Se habian librado de la deuda y ahora macri la infla con helio...de hecho puerta rotatoria pa el y los suyos en la banqueria o los organismos internacionales...
    Otra vez el circulo vicioso de deuda, y ni digan que la hija de satanas cristina fue la que le mete deuda con helio a los ches... es tu amigo Macri... se va y deja deudasa, mas adelante le pasan su tajada, la puerta rotatoria que es el nuevo sistema de corruptela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Argentina no se había librado de la deuda. Por eso el país entró en default durante el gobierno de los Kirchner, y por eso vio colapsar sus niveles de calificación crediticia y de riesgo país, lo que significa que perdió todo acceso al crédito internacional. Si le canceló la deuda al FMI fue únicamente para intentar taparle la boca al organismo, e impedir que accediera a sus cuentas (en franco deterioro después de eso). El país no se siguió endeudando, pero igual siguió incurriendo en enormes déficits, que se reflejaron en la elevada inflación (y que lo obligaron a aplicar el delincuencial maquillaje de cifras) y en la vertiginosa caída del peso y pérdida de reservas. El país tampoco se endeudó, porque no podía hacerlo, y también porque prefirió asaltar las AFJP y recurrir a la maquinita de su banco central.

      Los evidentes errores de Macri (el más grande de los cuales fue haber sido timorato para aplicar el gran ajuste que el país requería, y haber preferido el siempre fracasado gradualismo) no absuelven de uno solo de sus pecados al desastroso régimen de los Kirchner, que no sólo llevó a las nubes la inflación, sino también mantuvo estancado al país en sus últimos cinco años.

      Eliminar

Temas tratados en nuestro blog