miércoles, 10 de abril de 2019

La Pobreza Retomó su Tendencia Decreciente

El INEI divulgó hoy su informe técnico Evolución de la Pobreza Monetaria 2007-2018, que se basa en la más reciente Encuesta Nacional de Hogares.

En este se revela que el combate a dicho mal, uno de los principales afanes de toda política de desarrollo, tuvo un resultado favorable en el último año, pues logró reducirlo 1.2 puntos porcentuales, liberando de él a 313 mil personas.

Para su evaluación, el INEI emplea la medición monetaria de la pobreza, es decir aquella que utiliza el gasto como indicador de bienestar. Dicho gasto está compuesto por las compras, el autoconsumo, el autosuministro, los pagos en especies, las transferencias de otros hogares y las donaciones públicas.

Según este método, una persona es pobre cuando su nivel de gasto mensual es insuficiente para adquirir una canasta básica de alimentos y no alimentos (vivienda, vestido, educación, salud, transporte, etc.). Y es pobre extrema si su gasto está por debajo del costo de la canasta básica de alimentos. Para el primer caso, el costo de la canasta es de S/ 344 mensuales (US$ 105) y para el segundo de S/ 183 (US$ 56).

De acuerdo con esos criterios, la pobreza, que en el año 2017 había afectado al 21.7% de la población nacional, se redujo al 20.5% en el 2018. Con ello, además, se logró colocarla por debajo del nivel mínimo que había alcanzado hasta la fecha (20.7% en el año 2016).

Lo mismo ha ocurrido con la extrema pobreza, cuya tasa se redujo en un punto porcentual, pues ya no afecta al 3.8% de la población nacional, sino al 2.8%.

Con el resultado en mención se compensa el deterioro sufrido por el indicador en el año 2017, cuando subió del 20.7% al 21.7%, revés explicable por diversos motivos (la baja de los precios y montos de nuestras principales exportaciones, el abundante ruido político derivado de casos de corrupción que afectaron la gobernabilidad, los destructivos efectos de la naturaleza, la caída de la inversión privada, etc) que propiciaron una notoria desaceleración de nuestra economía (que después de haber crecido más de 6% en promedio en los años previos apenas lo hizo 3.3% entre el 2014 y el 2017, con una modesta tasa de 2.5% en ese último año).

A esa insuficiente expansión, que no permitió mejorar adecuadamente el empleo ni los ingresos, se le sumaron ineficiencias en la inversión pública y el gasto social (en los niveles nacional, regional y local), generando el referido resultado.

Teniéndose claro que el crecimiento económico es siempre la herramienta fundamental para superar el problema, pues es el que genera empleo e ingresos sostenibles (a diferencia de los programas de apoyo social, que sólo son elementos complementarios y de emergencia), la meta siempre debe estar fijada en incrementarlo todo lo posible. Y ello pasa por crear condiciones óptimas de estabilidad, libertad económica y seguridad jurídica, para que tanto la inversión como el consumo florezcan y desplieguen todo su potencial.

1 comentario:

  1. Se fue a la cana PPK, y la pobreza empieza a decender denuevo... jajaja
    Y OJO, la pobreza crecio en su pleno gobierno, no le vayas a hechar la culpa a Velasco como siempre haces...

    Peru vuelve al 4% cuando se va PPK y ahora que lo canean la pobreza disminuye jajaj///

    ResponderEliminar

Temas tratados en nuestro blog